#entrelibrosandaelguiso: Caponata Siciliana

10 de abril de 2015

Adoro leer. Hasta los botes de champú. Y recuerdo perfectamente el primer libro que me enamoró: "Orgullo y Prejuicio" de Jane Austen, libro que he leído mil veces y que me da pequeñas sorpresas cada vez. Recuerdo como me atrapó esa preciosa, magnífica y potenta historia de amor. Como admiré a Elisabeth Bennet por tener la valentía de revelarse hacia lo que la sociedad, su familia y su condición esperaban de ella...cómo tuvo el valor de luchar para ser feliz tomando ella misma las decisiones de su vida.

Otro personaje femenino que me apasiona es la protagonista de la saga de la que he sacado esta deliciosa receta: la saga Scarpetta de Patricia Cornwell, donde se nos presenta a un médico forense, la primer mujer que llega a ser Jefa del departamento de medicina legal de la Mancomunidad de Virginia. Mujer fuerte, independiente, liberal y liberada que debe luchar contra las imposiciones machistas de la sociedad que le rodea y que le siguen durante los más de 10 libros que tiene la saga en la figura de Pete Marino. Os recomiendo que si queréis empezar con la saga, lo hagáis en orden por qué, a pesar de que los libros son con tramas independientes y cerradas, las vidas de los personajes y sus interrelaciones van evolucionando a lo largo de los libros y podríais perderos cosas muy interesantes.

La receta que os presento hoy es la Caponata Siciliana: el origen de este plato se remonta al siglo XVIII, cuando los marineros que habitaban las orillas solían comer en tabernas llamadas “Caupone“, del latín cauponae, de ahí que el adjetivo caupona se refiere a la comida de la taberna. En las cauponas se servía la comida en platos sencillos montados sobre rodajas de pan, que es como os traigo hoy este plato.

Ingredientes:
  • 1 kg de berenjenas negras
  • 200 gr. de aceitunas verdes sin hueso
  • 50 gr. de alcaparras desaladas
  • 2 cebollas
  • 3 ramas de apio
  • 2 dientes de ajo
  • 1 kg. de tomates
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 50 ml. de aceite de oliva virgen extra para pochar las berenjenas
  • 4 cucharaditas de vinagre blanco
  • Sal y pimienta negra recién molida (al gusto)
  • 50 ml. de aceite de oliva virgen extra para el resto de la receta
Preparación:

Empezaremos lavando las berenjenas y quitándoles el sombrero o tallo superior. Las cortamos en daditos y las dejamos en un bol grande con abundante sal y un chorrito de aceite de oliva virgen extra durante unos 30 minutos para que suelten parte de su agua y que no queden tan amargas.

Pasamos los trozos de berenjena por agua fría y los escurrimos. En una cazuela echamos aceite de oliva virgen extra y cuando empiece a calentarse, añadimos las berenjenas y las pochamos hasta que queden doradas.

Picamos muy finito el apio que añadiremos a la cazuela con la berenjena. Troceamos la cebolla en cuadrados muy pequeños que rehogaremos a fuego suave en una sartén aparte con un buen chorro de aceite de oliva unos 5  minutos hasta que veamos que empieza a ponerse transparente.  Una vez pochada, añadimos a la cazuela de las berenjenas

Pelamos los tomates y rallamos la pulpa de 4 de ellos, los otros 3 los vamos a trocear en cuartos grandes. En la misma sartén donde hemos preparado la cebolla y a fuego más bien bajo (para evitar que al primer golpe de calor se nos queme) echamos el ajo picado, y en cuanto empiece a dorarse, añadimos la pulpa de tomate.

Cocemos suave unos 5 minutos hasta que evapore parte del agua y comience a espesar. Añadimos el resto del tomate en dados grandes que tenemos reservado y mezclamos bien. Reservamos hasta el final de la receta.

Añadimos a la cazuela las aceitunas deshuesadas, las alcaparras, el vinagre, el azúcar, una pizca de sal y pimienta negra recién molida. Cocemos a fuego suave durante 5 minutos más. Añadimos el el tomate que tenemos reservado y mezclamos todo bien.

Apartamos del fuego, con el calor residual de la cazuela se acabará de hacer en unos 5 minutos de reposo para que se junten todos los sabores. Probamos de sal y si es necesario añadimos un poquito más.

Para comernos esta deliciosa receta, tostamos unas rebanadas de pan y le frotamos un ajo en la cara donde pondremos la caponata. Ponemos unas dos o tres cucharadas por cada tostada y a comer.

Como podéis ver, es una receta muy sencilla pero que está deliciosa y que os sirve de guarnición o como primer plato. Lo mejor es que de un día para el otro, está deliciosa y así podemos llevarla en nuestro tupper.

Espero que os guste y que os animéis:



Si queréis saber qué más recetas han preparado mis compañeras y compañeros de La Cocina Typical Spanish, no dudéis en pasaros por el blog y echarles un vistazo. Muchas sugerencias gastronómicas y literarias para celebrar el Día del Libro que es el próximo 23 de abril y que es una de mis fiestas favoritas, sobre todo si tenéis la gran suerte de pasear ese día por Las Ramblas de Barcelona o por cualquiera de sus calles.

Ver receta »

Reto Cooking the Chef: Pasta con rúcula y gorgonzola (Samantha Vallejo Nájera)

5 de abril de 2015

Esta es mi primera participación en el reto Cooking the Chef, que nos propone cada mes que nos metamos en la cocina y preparemos la receta de un chef internacional y de uno nacional, alternativamente. Este mes la propuesta es un chef nacional: Samantha Vallejo Nájera. Os tengo que confesar que no era precisamente santo de mi devoción...no sé, quizá no terminaba de cogerle el punto o es que quizá me había quedado con la imagen equivocada de ella y no la había visto como Chef. Hasta la propuesta de este mes. Empecé a mirar sus recetas en Canal Cocina y ví una cocina sencilla, sin artificios, para comer bien sin tener que hacer malabarismos, Y por eso mismo elegí esta receta, por que además de ser una receta de esas que "oh, sorpresa" tienes todos los ingredientes en casa, la ví sencilla y con una pinta estupenda: pasta con rúcula y gorgonzola

Os dejo aquí la receta tal cual la tiene publicada por que no cambié ni una coma. Os la recomiendo por que está deliciosa y además es muy rápida de preparar.




Ingredientes:

  • 350 g de pasta "conchas grandes" (galets, en Cataluña. Podéis hacer la receta con la pasta que más os guste en casa!)
  • 200 g de queso gorgonzola
  • 200 g de rúcula
  • 50 g de nueces
  • Aceite de oliva
  • Vinagre de Módena
  • Sal
  • Pimienta

Preparación:


Lo primero, cocemos la pasta en una cazuela con agua hirviendo y sal siguiendo las indicaciones del fabricante.

Mientras, picamos las nueces, troceamos el queso y lavamos la rúcula.

Seguidamente, echamos 1 o 2 cucharadas de aceite de oliva virgen en una sartén y salteamos las nueces.

Añadimos el queso y damos unas cuantas vueltas.

Mantenemos al fuego para que esté caliente cuando la incorporemos a la pasta.

A continuación, escurrimos la pasta, la echamos en un plato y vertemos la salsa.

Incorporamos la rúcula y aliñamos con 8 cucharadas de aceite y una de vinagre de Módena.

Removemos bien y servimos.





Si no conocéis el reto, os invito a pasaros por su blog y echarle un vistazo. Una maravilla.
Ver receta »

Babka de chocolate, naranja y nueces

20 de marzo de 2015


La versión judía del Babka (la que hemos hecho en casa), según nuestra amiga la Wikipedia, se elabora a partir de una tira de masa con levadura doble y trenzada y suele cocinarse en un molde de repostería alto. En lugar del relleno de fruta, la masa contiene canela o chocolate y suele cubrirse con streusel. Un pastel parecido denominado kokosh también es popular en las pastelerías judías. El kokosh también se elabora con chocolate y canela, pero es más bajo y largo que el babka, y no se trenza ni se cubre con streusel.


Pues si, un babka fue la propuesta de Rocío para el desafío de este mes. Imagino que la cara de todos nosotros fue la misma...cambiando hacia un ligero pánico cuántas más fotos veníamos y más leíamos sobre esta deliciosiiiiiisima receta.

La receta escogida es una versión de la que publicó hace unos días Maria Lunarillos, por que en nuestro caso, forzamos el segundo levado  y cambiamos algunas cantidades e ingredientes.


Ingredientes para la masa:
  • 230 gramos de harina de fuerza
  • 60 gramos de azúcar
  • 4 gramos de sal
  • Ralladura de una naranja
  • 60 gramos de licor de naranja
  • 60 gramos de zumo de naranja
  • 2 huevos M
  • 8 gramos de levadura fresca
  • 80 gramos de mantequilla pomada
Para el relleno:

  • 80 gramos de mantequilla pomada
  • 75 gramos de chocolate de cobertura
  • 35 gramos de azúcar glass
  • 35 gramos de cacao en polvo
  • nueces picadas (al gusto)

Preparación:

En un bol, mezclaremos todos los ingredientes, excepto la mantequilla: harina de fuerza, azúcar, líquido (zumo y licor), los huevos, la levadura de panadero y la sal. Amasamos (bien a mano, bien con el robot) un par de veces haciendo reposos de un par de minutos. Después agregamos la mantequilla poco a poco hasta incorporarla toda. 

Seguimos amasando hasta que veamos que la masa queda fina y elástica. Entonces, haremos una bola y dejamos reposar  tapada en un bol previamente engrasado hasta que doble su tamaño.

Mientras la masa está fermentando, iremos preparando nuestro relleno. Derretimos a fuego lento la mantequilla y cuando la tengamos derretida, añadimos el chocolate de cobertura que se irá derritiendo con el calor que ya tenía la mantequilla. Cuando esté listo, añadimos el azúcar y el cacao en polvo y mezclamos bien. Reservamos.

Cuando nuestra masa haya doblado, la pasaremos a la encimera enharinada donde la apastaremos con la mano para desgasarla y formaremos con ayuda de los dedos, un rectángulo. Ayudándonos de un rodillo, estiramos hasta formar un rectángulo, de aproximadamente 28 x 68 cm. 

Cuando la tengamos estirada, con ayuda de una espátula, repartiremos el relleno dejando un margen en ambos lados  para poder cerrarlo. En este momento, pondremos por encima del chocolate las nueces picadas. Enrollamos la masa por la parte más larga, hasta cerrarlo (queda parecido a un brazo de gitano). Para que se pegue mejor, pincelamos el borde con un poco de agua.

Con un cuchillo bien afilado, cortaremos el rollo por la mitad en sentido longitudinal y colocaremos las mitades con el corte hacia arriba y las vamos pasando una sobre la otra en un enrollado.

Colocaremos  con cuidado en el molde que tendremos preparado forrado con papel de hornear. Es entonces, cuando metemos nuestra trenza en el horno precalentado a 50º con un recipiente con agua para que fermente antes y doble su tamaño.

Cuando la trenza haya levado, hornearemos a 190º (sin aire) durante 30 minutos. Un consejo (sobre todo para los que lleven chocolate que es más dificil controlar si se quema): a los 15 minutos, cubrid con papel de aluminio para que no se os queme.  Pasado este tiempo, comprobaremos que esté bien cocido por dentro y dejaremos enfriar sobre una rejilla. 



Y este es el resultado! Espero que os guste y que os animéis, por que a pesar de ser una receta laboriosa está deliciosa y merece mucho la pena. Si queréis más ideas, podéis pasaros por el blog Desafio en la Cocina a ver qué proponen mis compañeros.  




Ver receta »

#TeconozcoBacalao: Bacalao al horno con tomate

10 de marzo de 2015

Nuevo día 10! Y esta vez, la Cocina Typical Spanish nos propone meternos en la cocina para preparar deliciosas recetas de bacalao y yo he elegido esta receta de bacalao al horno con tomate que sorprende muchísimo por que con muy pocos ingredientes preparamos un plato de lujo.

Ingredientes (para 4 personas):

  • 4 tacos de bacalao de unos 150 gr cada uno
  • 1 kg de tomates maduros
  • 2 cebollas
  • 4 patatas medianas
  • aceite de oliva virgen extra
  • dos hojas de laurel
  • una copa de vino blanco y
  • sal
Preparación:

 Empezaremos preparando la salsa de tomate mientras horneamos durante 20º a 180 grados las patatas cortadas en rodajas de un centímetro (más o menos) de grosor.

Para la salsa, rallamos el tomate y picamos la cebolla (no hace falta que sea perfecta, por que la picaremos) y cocinaremos junto con las hojas de laurel junto con el vino blanco. Dejamos reducir el alcohol y rectificamos de sal antes de pasar nuestra salsa por la minipimer.

Es importante que antes de picar la salsa nos acordemos de quitar las hojas de laurel por que si no, la salsa nos quedará negra.

Para preparar el bacalao, sacamos del horno la bandeja donde cocinábamos nuestras patatas y ponemos encima los lomos de bacalao con una buena cantidad de nuestra salsa casera de tomate.

Horneamos 15 minutos a 180 grados hasta que tengamos listo los lomos.

Y este es el resultado. Espero que os animéis:


Por cierto, habéis visto la nueva imagen del blog?? Qué os parece? Espero que os guste tanto como a mí!

Ver receta »

Desafío en la Cocina: Sarmale

20 de febrero de 2015

Cuando Mari Luz de Trasteando en mi cocina nos propuso un juego para averiguar el país originario de este plato, poco podría adivinar que el resultado me sorprendería tantísimo. Primero, como no, tuve que ir a pedirle ayuda a nuestro querido amigo Google y después, buscar la ocasión para hacerlo. Tengo que ser sincera y confesar que estuve a un paso de no hacerlo por que no encontraba el hueco hasta que un día, con visita de mi madre incluida, me puse manos a la obra. Y no me arrepiento.


El sarmale es el protagonista de las celebraciones rumanas. En Navidad, en Semana Santa, en bodas y bautizos. Es un preparado que suele cocinarse en grandes cantidades y para varios comensales. Es laborioso de preparar pero resulta un plato exquisito. Se trata de una hoja de repollo o vid en salmuera en la que se enrolla, como si de un puro se tratara, una mezcla de arroz, cebolla y carne. Posteriormente los rollos se ponen a hervir en una olla grande tradicionalmente de barro o en el horno dependiendo de la costumbre de cada cual. Se sirven acompañados de mămăligă y smântână.

Ingredientes:
  • 1 kg de hojas de col o repollo
  • 1/2 kg de carne picada mixta (cerdo y ternera)
  • 1 cebolla grande
  • 1 pimiento rojo
  • 100 gramos de arroz
  • 150 gramos de bacon
  • 75 ml de AOVE
  • 2 hojas de laurel
  • una cucharadita tipo postre de eneldo seco
  • pimienta negra recién molida (media cucharadita tipo postre) 
  • sal al gusto.
  • 1 rebanada de pan
  • El zumo de un limón
  • 1 cucharita de cimbru (especie típica rumana, sino lo encontráis lo podéis sustituir por tomillo picado)

Preparación del relleno:

Empezaremos cortando las cebollas y los pimientos rojos en trocitos muy finos y los echamos en una cazuela grande con un chorrito de aceite de oliva virgen extra. 

Sofreímos unos 5 minutos hasta que la cebolla empiece a soltar su sabor y se reblandezca un poco viendo que empieza a ponerse transparente.

Aquí, añadimos el arroz previamente lavado y tostamos ligeramente removiendo para que no se pegue. 

Vertemos la misma cantidad de agua que de arroz  y mezclamos fuera del fuego. Removemos bien mientras enfría, con dos o tres minutos es más que suficiente  por que el arroz no tiene que quedar hecho ya que se hará más tarde. Reservamos.

Troceamos el bacon en cuadraditos muy pequeños y juntamos con la carne picada. Añadimos a la carne picada el trozo de pan previamente mojado en agua y bien escurrido. 

Vertemos 2 cucharadas de aceite de oliva, el eneldo finamente picadito (valdría seco), la sal, la pimienta negra, las cucharadas de salsa de tomate frito y la cucharadita de cimbru (o tomillo picado). 

Echamos también el arroz con la cebolla y mezclamos todo hasta que esté bien integrado. Este será nuestro relleno.

Para preparar el sarmale: deshojamos el repollo (también serviría col o lechuga iceberg). Cortamos la parte gruesa de cada hoja y las hervimos en una cazuela grande con un litro de agua caliente y el zumo del limón exprimido hasta que estén un poco tiernas. No debemos pasarnos pues se pueden romper en el proceso de hacer los rollitos.

Una vez escurridas, troceamos en trozos rectangulares. Extendemos una sobre la tabla de cortar y añadimos el relleno que quepa en una cuchara sopera, justo en el medio de cada hoja. Enrollamos la hoja sobre el relleno, en forma de rollito y doblamos los extremos hacia dentro. No debemos apretarlos para que durante la cocción no se rompa al hincharse el arroz.

Cubrimos el fondo de una cazuela grande con el aceite de oliva virgen extra restante y con parte del repollo que ha sobrado cortado en juliana fina. Sobre esta cama de repollo, colocamos los rollitos o Sarmale, empezamos por colocarlos pegados al borde de la cazuela, en fila haciendo un círculo y vamos rellenando la cazuela con círculos concéntricos. Tapamos la primera capa con parte del repollo troceado. 

La segunda capa de rollitos la colocamos de igual manera. Tapamos otra vez con parte del repollo troceado y si queda para una tercera tanda, repetimos el proceso. Finalizamos con una última capa de repollo. Añadimos agua hasta alcanzar los rollitos pero sin cubrirlos. Ponemos a hervir a fuego medio hasta que llegue a punto de ebullición y luego reducimos para que hiervan a fuego lento durante unas 2 horas. Una vez acabada la cocción dejamos que repose.

Como véis es una receta laboriosa pero merece muchísimo la pena.

Espero que os guste:


Ver receta »