Charlota de nata y fresas

20 de mayo de 2015

Para celebrar el 3º Aniversario del reto Desafío en la Cocina, Rocio (del blog Chismes y Cacharros) nos propuso que preparásemos una tarta. Pero no una cualquiera, si no una deliciosa, suave y vistosa Charlota. La mia, de nata y fresas! Nos vino genial preparar esta tarta para poder celebrar el primer cumpleaños del amor de mi vida pequeño que fue el día 11 de mayo! ains,...con lo pequeñito que era al nacer y ahora tan guapo, tan listo, con esos preciosos ojos azules con lo que lo mira todo...

La base de bizcocho es el que usamos para la tarta Mickey de su hermano mayor, un  bizcocho realmente bueno y que sin resultar empalagoso, te permite rellenarlo de lo que quieras. 



Ingredientes:

Para el bizcocho:

  • 167 gramos de mantequilla
  • 333 gramos de azúcar
  • 4 huevos
  • 333 gramos de harina
  • 11 gramos de levadura Royal
  • 250 mililitros de leche
  • ralladura de limón
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla.
( del mismo bizcocho haremos las "soletillas" para envolver nuestra tarta)

Para el relleno:

  • 500 gramos de nata (materia grasa superior al 35%)
  • 150 gramos de azúcar
  • 250 gramos de fresas
Para el almíbar:
  • 100 g de azúcar
  • 100 g de agua
  • 2 cucharadas de licor brandy

Preparación:



Empezaremos preparando el bizcocho. Lo primero que haremos será  poner la mantequilla (en pomada) en un bol donde batiremos (mejor con las varillas eléctricas) hasta que quede suave. En este punto, iremos añadiendo el azúcar poco a poco y batiremos de nuevo hasta que quede una crema suave, esponjosa y blanca.

Cuando tengamos la crema, añadimos la ralladura del limón y continuamos batiendo antes de ir añadiendo uno por uno los huevos. No echaremos el siguiente huevo hasta que el anterior no esté completamente integrado. Una vez hemos echado los ocho huevos, añadimos el extracto de vainilla.
Tamizamos la harina y la levadura y a la leche le añadimos el zumo del limón y lo dejamos reposar 15 minutos. Añadimos 1/3 de la levadura a la masa de huevos y mantequilla y lo mezclamos todo con las varillas eléctricas a velocidad media (o con varillas manuales si no tenemos eléctricas). Echamos la mitad de la leche a esta masa y añadimos otro tercio de la harina. Mezclamos bien hasta que tengamos integrada la harina y vertimos el resto de la leche. Añadimos la harina que nos queda y trabajamos hasta que quede una masa compacta y uniforme.

En un molde apto para el horno, engrasado con mantequilla y posteriormente con harina, vertemos la masa y metemos en el horno precalentado a 200º. Una vez metamos nuestro molde, bajamos la temperatura a 170º y dejaremos hornear durante, al menos hora y media.  Para saber si el molde está hecho antes de sacarlo del horno, lo pincharemos con un palillo en el centro del bizcocho y si sale seco, está cocido.

Para preparar el almíbar, en un cazo con dos vasos de agua, añadimos dos cucharadas de azúcar y un chorrito de ron y dejamos hervir para que el alcohol se evapore. Con este almíbar pintaremos nuestro bizcocho para darle humedad.

Con nuestro bizcocho horneado, lo partiremos de forma que nos queden tres pisos. En medio de los pisos, pintaremos por ambas caras del bizcocho con nuestro almíbar y dejamos empapar durante unos minutos

El relleno del bizcocho será de nata y azúcar  Para montar la nata, esta debe estar muy fría, por lo que conviene que la tengamos en la nevera un par de horas antes de usarla (conviene que  la temperatura de la nata  sea entre 5 y 10 ºC.) La cantidad de azúcar usado depende mucho del gusto personal y no tendrá nada que ver en si monta o no, montará igualmente sin depender de la cantidad de nata que le pongamos. Para montar, empezamos batiendo la nata hasta obtener una crema líquida y añadimos poco a poco la mitad del azúcar. Batimos hasta que el azúcar esté integrado y añadimos el resto del azúcar y batiremos hasta que la nata esté montada. 
 
Una vez tengamos la nata montada y las fresas limpias y cortadas a daditos, empezaremos a montar nuestra tarta poniendo el relleno entre los pisos y poniendo bastantes fresas encima de la nata. Presionamos suavemente para que se distribuya  bien y montamos el siguiente piso. 

Con el resto del bizcocho, cortaremos a lo ancho unos rectángulos que hará de nuestras soletillas (podéis poner soletillas de toda la vida, que le dan un gusto buenísimo) y las vamos montando alrededor de nuestra tarta con ayuda de un poco de nada.

Cuando la tengamos recubierta, ponemos nata y más fresas cortada por la mitad coronando nuestra tarta!

Espero que os guste y que os animéis:

Ver receta »

#aquíhaytomateTs: Magro de cerdo con tomate

10 de mayo de 2015

Mis queridas Ts nos proponían, de la mano de nuestra anfitriona Vivi del Blog O Caron da Lareira, que preparásemos recetas con un ingrediente sin el que no se entiende nuestra gastronomía: el tomate. Pero no valía que estuviera solo presente en el sofrito...tenía que ser principal o un secundario de esos que roban protagonismo...pues bien, para el reto de este mes, una receta de toda la vida: magro con tomate. 

Esta receta la preparaba mucho mi abuela, todavía la recuerdo cortándole pan a mi primo "pequeño" (guapo eres, leches!) para que fuera mojando en la salsa... Y también se la dedico a mi prima, la hermana de mi primo "pequeño" a la que todavía le debo un tupper y a la que quiero como si fuera mi hermana (estoy tremendamente orgullosa de vosotros)... Te echamos de menos abuela....

Pero vamos al lío, que me despisto, me pongo sentimental y tontorrona y os vais a cansar de mí...

Ingredientes:
  • 500 grs de carne magra de cerdo.
  • 1 Cebolla grande.
  • 2 dientes de ajo.
  • 1 Zanahoria.
  • 1.5 kg de tomates maduros
  • Aceite de oliva.
  • Sal y azúcar.
  • 100 gramos de guisantes
  • Dos hojas de laurel

Preparación:

Empezamos salpimentando la carne y sellándola en una sartén con aceite de oliva hasta que veamos que ha quedado dorada por todos sus lados. Reservamos.

En esta misma sartén empezaremos a preparar la salsa de tomate: pocharemos la cebolla que tendremos cortada (no hace falta que os esmeréis en cortarla en perfecta juliana, por que lo picaremos todo) junto con la zanahoria también picadita. Cuando veamos que la cebolla empieza a estar transparente, añadimos los dientes de ajo cortados en láminas y rehogamos para evitar que se nos queme. Cuando tengamos la cebolla totalmente pochada, le añadimos el tomate que tendremos rallada y las dos hojas de laurel y un poquito de azúcar (para matar la acidez del tomate)  y dejamos que se cocine nuestra salsa de tomate casera (unos 30-35 minutos)

Mientras la salsa reduce un poco, vamos cocinando los guisantes en una olla con agua y sal hasta que estén casi cocinados (terminarán de hacerse en la salsa de tomate).

Cuando nuestra salsa haya reducido, la picaremos con ayuda de la "turmix" (ojo! es muy importante sacar las hojas de laurel antes de picarla o la salsa os quedará negra!). Cuando la tengamos fina fina, le añadimos la carne y los guisantes y dejamos que se cocine todo junto a fuego medio durante unos 30 minutos.

Y tendremos listo nuestro plato de magro con tomate! si lo acompañáis de unas patatas fritas y de un buen vino tinto...para llorar de lo rico que está!




Ver receta »

Quiche Lorraine. Reto Cooking the chef: Paul Bocuse

5 de mayo de 2015

Desde el reto Cooking the Chef este mes nos proponían preparar recetas del chef francés Paul Bocuse, fundador de la nouvelle cuisine que se caracterizaba por ofrecer una cocina natural en combinación con la dietética. Frente a la "grande cuisine", abogó por una comida más sencilla, hecha a partir de vegetales, y muy ligera y basada en los productos de mercado y de temporada: la "nouvelle cuisine".

La receta elegida para la ocasión es una Quiche Lorraine a la que le tenía muchas ganas pero que nunca había quedado como yo esperaba hasta que al ver la receta que proponía Paul Bocuse ví que podíamos sustituir la nata por leche y entonces, si. Perfecta. Sin ser excesivamente pesada y sin enmascarar los otros sabores. A mi versión, le he añadido champiñones y la masa, es comprada por qué, no sé vosotros pero a mí no me da la vida.



Ingredientes para el relleno:
  • masa quebrada
  • 200 gramos de  leche, 
  • 150 gramos de queso Gruyère, 
  • 100 gramos de champiñones, 
  • 120 gramos de bacon, 
  • 3 huevos, 
  • 1 cebolla bien picada
  • sal, pimienta y nuez moscada.

Preparación:
Extendemos la masa con ayuda de un rodillo y cubrimos con ella un molde bajo de unos 20 cm de diámetro. Pasamos el rodillo por el borde y retiramos el sobrante de masa. Pinchamos varias veces con un tenedor y horneamos la base durante 15 minutos en el horno precalentado a 180ºC.

Mientras, rallamos el queso, cortamos el bacon en daditos, fileteamos los champiñones. Pochamos ligeramente la cebolla antes de añadirle el bacon y los champiñones. En un bol grande batimos los huevos y los mezclamos con la nata y la leche, la sal, la pimienta y una pizca de nuez moscada. En este mismo bol, añadimos la mezcla del bacon, los champiñones y la cebolla.

Vertemos el relleno de nuestra quiche y  horneamos a 180º durante 30 o 40 minutos o hasta que esté el relleno cuajado y la masa dorada.


Si queréis conocer más recetas de este magnífico Chef, no dudéis en pasaros por el blog Cooking The Chef y ver qué han preparado mis compañeras.

Ver receta »

Galletas de mantequilla con naranja y chocolate

29 de abril de 2015

Le tenía muchas ganas a esta receta por que era una manera perfecta de meter al peque mayor en la cocina y que hiciera sus pinitos en la cocina (él, que cada vez que ve a Jordi Cruz por la tele dice que de mayor quiere ser como el para usar un cuchillo que corte de verdad y poder comer chocolate...). Así que, aprovechando los estupendos moldes de silicona que me habían enviado desde Silikomart, el sábado nos pusimos manos a la obra. La base no es otra que estas deliciosas galletas de mantequilla con naranja que ví en el blog Azucar con amor y que descubrí chafardeando por la blogsfera.

Ingredientes (para las galletas):
  • 220 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 150 g de azúcar glas
  • 1 huevo
  • 400 g de harina
  • ralladura de una naranja, intentar no poner la parte blanca
  • una cucharada sopera de zumo de naranja (también podéis añadirle Cointreau o aroma de naranja pero si podéis ponerle zumo de una buena naranja, mucho mejor) 
 Preparación:

Empezamos batiendo ligeramente la mantequilla con ayuda de un robot de cocina. 
Añadimos el azúcar y batiremos a poca velocidad hasta conseguir una crema suave.
Añadir el huevo, la ralladura de naranja y el zumo y mezclaremos.
Añadiremos la harina y cuando veamos que el robot de cocina le cuesta integrarla, lo pasamos a la encimera y terminamos de amasar hasta que formemos una masa homogénea. 
Dejaremos que repose durante dos horas en la nevera.
Hornear a 180ºC durante 10 o 12 minutos según el grosor y el tamaño de vuestra galleta.
Una vez horneadas, dejaremos que se enfríen sobre una rejilla para evitar que cojan humedad.

Mientras se enfrían nuestras galletas, deshacemos el chocolate al baño maría. No lo vamos a rebajar con leche ni nada, por que nos interesaba que el sabor fuera muy intenso para que casara perfectamente con el sabor de naranja.

Una vez esté totalmente deshecho, lo vertemos sobre el molde de silicona para hacer la medalla que irá encima de nuestras galletas y lo metemos en la nevera hasta que esté totalmente sólido.

Es importante que tanto el chocolate como las galletas estén totalmente fríos por que si no al montar se nos irá deshaciendo la medalla.

Para terminar de montar solo necesitamos un poco de chocolate fundido que nos hará de "pegamento" entre la galleta y la medalla de chocolate.

Espero que os animéis con estas deliciosas galletas!



Y muchísimas gracias a SiliKomart por pensar en mí! Estad atentos las próximas semanas por que os esperan estupendas recetas preparadas con sus moldes!






Ver receta »

#entrelibrosandaelguiso: Caponata Siciliana

10 de abril de 2015

Adoro leer. Hasta los botes de champú. Y recuerdo perfectamente el primer libro que me enamoró: "Orgullo y Prejuicio" de Jane Austen, libro que he leído mil veces y que me da pequeñas sorpresas cada vez. Recuerdo como me atrapó esa preciosa, magnífica y potenta historia de amor. Como admiré a Elisabeth Bennet por tener la valentía de revelarse hacia lo que la sociedad, su familia y su condición esperaban de ella...cómo tuvo el valor de luchar para ser feliz tomando ella misma las decisiones de su vida.

Otro personaje femenino que me apasiona es la protagonista de la saga de la que he sacado esta deliciosa receta: la saga Scarpetta de Patricia Cornwell, donde se nos presenta a un médico forense, la primer mujer que llega a ser Jefa del departamento de medicina legal de la Mancomunidad de Virginia. Mujer fuerte, independiente, liberal y liberada que debe luchar contra las imposiciones machistas de la sociedad que le rodea y que le siguen durante los más de 10 libros que tiene la saga en la figura de Pete Marino. Os recomiendo que si queréis empezar con la saga, lo hagáis en orden por qué, a pesar de que los libros son con tramas independientes y cerradas, las vidas de los personajes y sus interrelaciones van evolucionando a lo largo de los libros y podríais perderos cosas muy interesantes.

La receta que os presento hoy es la Caponata Siciliana: el origen de este plato se remonta al siglo XVIII, cuando los marineros que habitaban las orillas solían comer en tabernas llamadas “Caupone“, del latín cauponae, de ahí que el adjetivo caupona se refiere a la comida de la taberna. En las cauponas se servía la comida en platos sencillos montados sobre rodajas de pan, que es como os traigo hoy este plato.

Ingredientes:
  • 1 kg de berenjenas negras
  • 200 gr. de aceitunas verdes sin hueso
  • 50 gr. de alcaparras desaladas
  • 2 cebollas
  • 3 ramas de apio
  • 2 dientes de ajo
  • 1 kg. de tomates
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 50 ml. de aceite de oliva virgen extra para pochar las berenjenas
  • 4 cucharaditas de vinagre blanco
  • Sal y pimienta negra recién molida (al gusto)
  • 50 ml. de aceite de oliva virgen extra para el resto de la receta
Preparación:

Empezaremos lavando las berenjenas y quitándoles el sombrero o tallo superior. Las cortamos en daditos y las dejamos en un bol grande con abundante sal y un chorrito de aceite de oliva virgen extra durante unos 30 minutos para que suelten parte de su agua y que no queden tan amargas.

Pasamos los trozos de berenjena por agua fría y los escurrimos. En una cazuela echamos aceite de oliva virgen extra y cuando empiece a calentarse, añadimos las berenjenas y las pochamos hasta que queden doradas.

Picamos muy finito el apio que añadiremos a la cazuela con la berenjena. Troceamos la cebolla en cuadrados muy pequeños que rehogaremos a fuego suave en una sartén aparte con un buen chorro de aceite de oliva unos 5  minutos hasta que veamos que empieza a ponerse transparente.  Una vez pochada, añadimos a la cazuela de las berenjenas

Pelamos los tomates y rallamos la pulpa de 4 de ellos, los otros 3 los vamos a trocear en cuartos grandes. En la misma sartén donde hemos preparado la cebolla y a fuego más bien bajo (para evitar que al primer golpe de calor se nos queme) echamos el ajo picado, y en cuanto empiece a dorarse, añadimos la pulpa de tomate.

Cocemos suave unos 5 minutos hasta que evapore parte del agua y comience a espesar. Añadimos el resto del tomate en dados grandes que tenemos reservado y mezclamos bien. Reservamos hasta el final de la receta.

Añadimos a la cazuela las aceitunas deshuesadas, las alcaparras, el vinagre, el azúcar, una pizca de sal y pimienta negra recién molida. Cocemos a fuego suave durante 5 minutos más. Añadimos el el tomate que tenemos reservado y mezclamos todo bien.

Apartamos del fuego, con el calor residual de la cazuela se acabará de hacer en unos 5 minutos de reposo para que se junten todos los sabores. Probamos de sal y si es necesario añadimos un poquito más.

Para comernos esta deliciosa receta, tostamos unas rebanadas de pan y le frotamos un ajo en la cara donde pondremos la caponata. Ponemos unas dos o tres cucharadas por cada tostada y a comer.

Como podéis ver, es una receta muy sencilla pero que está deliciosa y que os sirve de guarnición o como primer plato. Lo mejor es que de un día para el otro, está deliciosa y así podemos llevarla en nuestro tupper.

Espero que os guste y que os animéis:



Si queréis saber qué más recetas han preparado mis compañeras y compañeros de La Cocina Typical Spanish, no dudéis en pasaros por el blog y echarles un vistazo. Muchas sugerencias gastronómicas y literarias para celebrar el Día del Libro que es el próximo 23 de abril y que es una de mis fiestas favoritas, sobre todo si tenéis la gran suerte de pasear ese día por Las Ramblas de Barcelona o por cualquiera de sus calles.

Ver receta »